OS PRESENTAMOS LA CERVEZA ARTESANAL “RANCIA”
Sevilla tiene monumentos, calles y estatuas, como todas las ciudades, probablemente más que muchas, pero lo que de verdad hace de ella una ciudad maravillosa son las personas que paseamos, sonreímos y nos paramos en sus bares. Por ello, en nuestra etiqueta hemos seleccionado a seis grandes leyendas de la sevillanía compleja, por darles un humilde homenaje y, también, agradecerles que marcaran la manera de ser de nuestra ciudad.
¿A QUÉ SABE UNA RANCIA? 
Sabe a salir por primera vez sin padres un Domingo de Ramos, a litro en San Pedro, a ir a por otras en el Salvador, a meter la mano en un barreño con agua, hielo y sal y jugarte la congelación de un miembro por coger una fresquita. Sabe a antes de un partido del Betis o del Sevilla, a después de echar una carrera con amigos, a empezar a cocinar en casa y abrirse una. Y sabe así porque de ingredientes le hemos metido un pellizquito de albero de la Feria, tres o cuatro flores de azahar, un poquito de incienso y un radio, al lado del fermentador, con cintas de Triana y Silvio. Por eso está tan rica, y por eso hay que beberla con el meñique levantao. Eso es lo que le pasa un poco a Sevilla, ¿no?, todos somos muy diferentes, que si sevillistas, que si béticos, que si canis, que si capillitas…y al final todos juntos construimos, sin darnos cuenta, algo con unidad
Más info y catálogos detallados en https://www.rancia.es/
Back to Top